martes, 30 de junio de 2009

El canto de los grillos


Por Manuel J. Tejada Loría


Era motivo de orgullo encontrarse con un escritor yucateco en los temarios de bachillerato. Lo es todavía. Juan García Ponce es una referencia obligada de los escritores contemporáneos. Su novela Crónica de la intervención aparece entre las novelas más influyentes de los últimos años. El crackero Jorge Volpi reconoce su valía, su enorme influencia.

Conocido por su libro La casa en la playa o El gato, Juan García Ponce supo sacudirse su aristocrática condición, el provincianismo, las mafias municipales y tantos etcéteras que a veces vuelven tenebroso este oficio; sobre todo mandó al carajo todo lo que se interponía con su escritura y con el acto más liberal de su existencia, la lectura.




Precisamente, a través de ella entabló amistad literaria con Robert Musil, Marcuse, Klossowski y otros autores a quienes también tradujo, con lo que mostró su interés de compartir sus lecturas; era su forma de decirnos (como en su momento Alfonso Reyes con los griegos) “miren lo que nos están diciendo”. Con esto, García Ponce ya estaba del otro lado de la albarrada.

Nacido en 1932, cuando Juan dedicó su vida a la escritura se vivían tiempos de efervescencia en la literatura mexicana, sobre todo en la capital. Fue testigo y parte de un proceso literario que hoy tiene en acomodo a varias figuras como a Carlos Fuentes. La pregunta surge necesaria: ¿en qué medida salir del terruño se convierte en un factor clave para los escritores?

Varios de nuestros autores pertenecientes a la tradición literaria vivieron este proceso de distanciamiento con Yucatán –llamémosle exilio voluntario–, ya sea por trabajo o cuestiones personales, pero se fueron e hicieron buena literatura. Pensemos en Mediz Bolio, en Ermilo Abreu, en Clemente López Trujillo, no sé en cuántos otros. Y ahora, no es tan distinto: Raúl Renán, Agustín Monsreal, Cáceres Carenzo, Jorge Pech…

Juan García Ponce viajó al DF y le fue muy bien. En su autobiografía podemos dar cuenta de ese proceso de génesis literaria. Ahí detalla su exploración por distintos géneros. No quería encasillarse sino que buscaba el medio idóneo para lo que tenía que decir. El teatro fue una de sus primeras expresiones. Su obra, El canto de los grillos, prácticamente lo catapultó a los círculos literarios y fue en ese momento cuando su nombre, Juan García Ponce, comenzó a tener peso.



De izquierda a derecha Juan García Ponce, Fernando García Ponce, Juan José Gurrola, Manuel Felguerez, José de la Colina, José Luis Cuevas y Juan Martín.



“El canto de los grillos” es una obra espléndida en la medida que conjuga crítica y creación. En ella damos cuenta de una sociedad conservadora, cuyos valores se encuentran cimentados en la fe y las buenas costumbres. Es también una confrontación entre el pasado (representado en la tía Evenilde) y el presente (con los sobrinos); lo es también entre la visión de provincia y la capital.

Juan García Ponce retrata con fidelidad el arraigo de ideas y valores propios de una sociedad estática, reflejados en una familia burguesa que se encuentra al borde del colapso por mantener creencias contradictorias, ante un presente que exige mayor apertura en todo sentido. Y sin embargo, el final parece ser un agrio diagnóstico de la realidad.

Esta obra en tres actos le valió en 1956 el Premio Ciudad de México. En ese entonces, creó expectativas que Juan García Ponce cumplió de manera cabal aunque vertiéndose principalmente en narrativa y ensayo.

Sería un gran acierto llevar a escena El Canto de los grillos. Se estaría trayendo de vuelta la necesaria reflexión de mirar cuánto hemos cambiado como sociedad, o si todavía sigue escuchándose tanto golpe de pecho y de moralina, como si fuera el tedioso canto de los grillos que al anochecer nos invade, ensordece e idiotiza sin remedio.



Por esto!, sábado, 27 de junio de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León